aula estiu, taller didactic

#projectesmolons Aula d’estiu. Experiments d’Art

Por Alicia Izquierdo

Hace tan solo unos días el Centre del Carme inauguró una exposición dedicada al Aula d’Estiu, una escuela de verano organizada por el Consorcio de Museos en ese mismo lugar y que tuvo como eje central la educación artística. A través de esta muestra hemos podido conocer parte de las experiencias vividas durante sus cinco semanas de duración y el resultado no puede resultar más alentador. Veamos en qué consistió este proyecto, pionero en la ciudad de València en muchos aspectos.

El Aula d’Estiu fue planteada desde un inicio como una alternativa de ocio educativo para niños y niñas de entre 6 y 12 años durante los meses de verano. Al frente del mismo estuvimos las educadoras Alicia Izquierdo y Gemma Unió, que diseñamos una programación articulada en sesiones participativas con las que pretendíamos fomentar la creatividad y el diálogo, así como acercar a los participantes de manera directa al mundo del arte a través de la colaboración con diferentes agentes culturales.

Entre otros, contamos con la presencia de las artistas Victoria Cano y Monique Bastiaans o el estudio de diseño El Bandolero LaCabra, junto a los que produjimos algunas obras expuestas ahora en la sala Contrafuertes. Aunque, sin duda, lo importante no es tanto el resultado final de esas obras, como el proceso en sí, la experiencia vivida por cada uno de los participantes como individuos y también como grupo. A la vista está que la libertad fue una máxima para todos ellos a la hora de experimentar y que cualquier manifestación artística resultó ser un medio natural de comunicación lleno de posibilidades de expresión, en torno al que reflexionar y aprender además sobre nuestras distintas realidades como seres humanos.

El día de la inauguración pudimos observar como muchos de los más de cuarenta niños y niñas que hicieron posible este Aula d’Estiu se sentían plenamente empoderados al verse los absolutos protagonistas, junto con el arte, de todo aquello. Sus obras, sus vivencias y sentimientos ocupaban una de las salas de un centro cultural de referencia para esta ciudad como es el Centre del Carme, que no sólo impulsó este proyecto didáctico, sino que además le ha dedicado parte de su programación expositiva. ¿Dónde? Precisamente en la sala Contrafuertes, destinada a muestras de carácter social. Quizá no sea baladí el hecho de que justo este espacio albergue ahora una exposición dedicada a la educación artística… ¿Nos encontramos ante una declaración de intenciones? En nuestra opinión la mediación cultural es algo fundamental y tiene un enorme poder de transformación social: ¡démosle el lugar que les corresponde!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *